La historia de Toledo el gato

Este es Toledo

Un día, Madrid Felina, la ONG con la que Furrnion colabora, recibió una llamada. Había un gatito al que ayudar, al que habían visto en la calle arrastrando las patitas traseras. ¡Enseguida se pusieron manos a la obra, pues había que ayudar! En cuanto encontraron a Toledo lo llevaron al veterinario, el pobre tenía atrofia en su columna, leucemia y deshidratación, además de varios abscesos. Pero Madrid Felina no miró hacia otro lado, miró directamente al futuro de Toledo y lucha por él.

Incluso entonces, Toledo era un gato muy bueno, se deja coger en brazos y da cabezazos, realmente es un caso muy complicado ya que al parecer llevaba las patitas traseras arrastrando mucho tiempo. Toledo tenía la columna aplastada, pero nunca hay que rendirse y Madrid felina siempre decide luchar hasta el final.

Toledo lo pasó mal, pero el espiritu luchador de la ONG y el gatito es admirable. Gracias a la rehabilitación y al laser su estado y movilidad son mejores. Se pone en pie y camina como puede, cuando ves estos avances de una animal inválido que empieza a caminar no tiene precio. Es increíble las ganas de vivir que tiene y de dar amor, después de lo que habrá pasado en la calle durante tanto tiempo.

Toledo ya anda y todos estamos súper contentos, y ahora Toledo busca casa para completar el final feliz que merece esta historia

 

Share